Más allá de lo obvio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más allá de lo obvio está lo extraordinario; y es así como quiero que Antonia viva e interiorice su adopción, como un extraordinario camino que nosotros, sus padres, recorrimos seguros de que al final estaría ella, nuestra hija, esperándonos, porque así es como estaba escrito y tenía que ser, algo teníamos que aprender y vaya que lo hemos hecho.

En estos 3 años hemos aprendido que la adopción es un camino lleno de amor, de uno puro y sobrenatural, que no quiere sino dar felicidad y hallarse en los ojos del otro; un amor que no conoce de genética, fronteras, color de piel, ni creencias, porque nace del alma, crece en el corazón, se expande por la piel y termina en ellos, nuestros hijos.

Aprendimos que adoptar es entregar, es desarrollar el sentido de la humanidad para entender que somos fértiles en el amor, que hemos sido escogidos y bendecidos con unos hijos maravillosos, con unos guerreros de la vida, que pese a cualquier cosa que les haya tocado vivir, aun sonríen con el corazón y están dispuestos a dar y recibir amor.

Aprendimos a ser respetuosos con los procesos de los otros, porque nuestros hijos no llegan para cumplir con nuestras expectativas, llegan para que las revaluemos y reconstruyamos, junto a ellos, siempre respetando, aceptando y celebrando su individualidad, su historia y sobre todo su presencia.

Aprendimos que sin importar cuanto les damos, siempre es más lo que recibimos, ellos son nuestros maestros de la vida, nuestros ángeles, nuestros guías.

Por todo esto y mucho más quise poder compartirles un poco de esos aprendizajes que he tenido a través de mi hija y los quiero invitar  a que lean ¿sabes qué nos une?. Este es un cuento que escribí producto de una conversación que tengo con ella desde que llegó, y cuya respuesta si bien se ha mantenido en el tiempo, se ha transformado en su entendimiento porque para ella cada día cobra más sentido y significado. Una pequeña y simple historia que nos enseña que más allá de lo obvio está lo extraordinario. Por el momento lo pueden encontrar en la Tienda Kindle, esperamos pronto tenerlo impreso.

 

 

2018-05-19T14:57:10+00:00

Un comentario

  1. Yamileth Rodríguez Rodríguez julio 8, 2018 en 10:47 am - Responder

    La adopción es el acto de amor más grande. Yo lo experimenté dos veces con dos hijas de corazón. La mayor cuenta con 24 años y la otra tiene 20 años. Se necesita tener un corazón muy grande para hacer este proceso. Son hijos del corazón.

Deje su comentario