La Decisión de Adoptar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Algunas personas me han escrito y me han preguntado cómo fue que mi esposo y yo tomamos la decisión de adoptar o si teníamos dudas o miedos, así que quisiera compartirles un poco lo que pienso que deben considerar antes de tomar la decisión de adoptar, desde mi observador y experiencia personal.

Primero que todo, creo que tomar la decisión de adoptar resulta tan fácil o difícil como lo sea vencer nuestros miedos y prejuicios. No podemos olvidar que el miedo es la principal emoción del ser humano y, lo desconocido es el temor fundamental y esto se debe, en gran medida, a que cuando no tenemos suficiente información sobre algo nuestro sistema de defensa, de forma consciente o inconsciente, procesa esa falta de información como algo que representa un peligro o riesgo. Es así, como frente a la decisión de adoptar todos tenemos dudas o sentimos un poco de ansiedad porque finalmente no sabemos con certeza qué esperar, o si estaremos o no preparados para asumirlo, pero el hecho es que ni en este caso ni en ningún otro, debemos permitir que el miedo nos paralice o nos impida tomar una decisión. Entonces los invito a qué si tienen dudas o algún temor primero entiendan con precisión a cuáles son esas dudas o a qué le temen para que así puedan buscar la información que necesitan y se acerquen a los profesionales o personas idóneas que los puedan ayudar y así, al menos, tomar una decisión desde el conocimiento y reconocimiento propio y no desde el temor o desinformación.

Segundo, es importante entender por qué queremos adoptar, teniendo claridad absoluta sobre algo y es que la adopción “no es la opción descarte”, no es el “porque me tocó”, o no había más, siempre hay más opciones. En nuestro caso, y creo que en el de muchas familias, cuando decidimos adoptar fue porque sentimos en nuestro corazón, que mas allá de la forma como llegaran nuestros hijos,  queríamos acompañar una vida, queríamos darle lo mejor de nosotros y estar para él o ella siempre que nos necesitara o, al menos, eso pensábamos nosotros al principio porque cuando Antonia llegó entendimos que es más lo que recibimos de ella cada día y lo que aprendemos, que lo que le brindamos y; que realmente ambos nos acompañamos. Entonces los invito a que entiendan bien cuáles son sus motivaciones para adoptar y si estas están en su deseo de dar o en su necesidad de recibir.

Tercero, el tiempo de espera. Muchas personas se desmotivan un poco frente a los procesos de adopción porque son procesos que demoran mucho, en el que no hay certezas, y no les puedo mentir, los procesos de adopción no tienen un término exacto o estándar, algunos duran mas que otros y durante ese tiempo pasamos por muchas emociones y momentos como pareja o como individuos, pero también creo que todo en la vida llega cuando tiene que llegar, y cuando los tenemos con nosotros entendemos que era él o ella, y no algún otro, nuestro hijo, y sentimos que todo fue perfecto como sucedió y nos parece que todo el tiempo que pasó, valió la pena.

Cuarto, la maletica. Es obvio pensar que cuando nuestros hijos llegan a través de un proceso de adopción es porque, de alguna manera, sus historias de vida no han sido fáciles y han sufrido algún tipo de maltrato, desventura o abandono que lo puso en esa situación, y realmente es así, pero cuando recibimos a nuestros hijos también nos comparten sus  historias de vida, o lo que se tenga de ellas, y podemos decidir como parejas si estamos dispuestos a acompañarlos o no. Entonces los invito a que entendamos que esa maletica es parte de ellos y debemos aceptarla y ayudarlos a cargarla con mucho respeto y consideración y que, en la medida en que ellos estén listos y lo permitan, podemos meter en la misma muchas cosas lindas y nuevas experiencias que los ayuden a sentir más ligero ese equipaje.

Finalmente, reitero lo que he dicho antes, no debemos olvidar que la adopción solo define cómo llegan nuestros hijos a nuestra vida, pero no definen los niños o adultos que serán, ni las familias que seremos. Lo que define quienes son o serán y que familia seremos será el amor y el acompañamiento que nos demos los unos a los otros.

2018-03-19T17:21:57+00:00

Deje su comentario