Diferentes

 

 

Diferentes

He tratado de enseñarle a Antonia a reconocer y respetar las diferencias de los demás. A entender que todos somos únicos, que nuestras historias son distintas y por ende la forma en que cada persona ve, siente y percibe el mundo o se expresa en él. He tratado de enseñarle que en la medida que seamos leales a los sentimos, seremos felices, que debemos celebrar la diferencia con los otros y mirarlo como una oportunidad de crecer y aprender de ellos, y que respetarlos no significa quedarnos callados sino ser capaces de no juzgarlos, de no discriminarlos y de expresar con amabilidad nuestros desacuerdos  y que se vale hacerse a un lado cuando no nos sentimos bien con algo o con alguien porque debemos entender que ser o pensar diferente no es bueno ni malo y que es cada uno de nosotros quien decide cómo se relaciona con esa diferencia y debemos hacernos responsables de las elecciones que hagamos al respecto.

He tratado de enseñarle que nuestras diferencias se deben a  las familias y circunstancias en que crecemos, por los países de los que provenimos,  por las creencias que tenemos, nuestros  gustos,  los sueños,  la forma como nos vestimos y nos expresamos, el idioma en que hablamos y por una infinidad de circunstancias que nos permiten enriquecernos y estar juntos siendo diferentes.

2019-07-03T15:22:24+00:00

Deje su comentario