Cambios

 

 

 

 

 

 

 

 

Hace algún tiempo que no escribo en el blog, mas que no tener historias para compartirles es porque hemos estado viviendo muchas experiencias de forma simultánea y todas muy representativas. Por un lado, Antonia y yo hemos estado tratando de amoldarnos a vivir sin la compañía constante de su papá. Ale consiguió un empleo en una ciudad diferente en la que vivimos y eso ha implicado que sólo nos veamos un día o dos a la semana, que además nunca coinciden con el fin de semana, lo que para ella,  ha sido muy significativo porque venía de pasar mucho tiempo con su papá, porque estaba pensionado y tenía todo el tiempo del mundo para nosotras, a verlo por momentos, pero eso nos ha enseñado a valorar más esos espacios en que podemos estar juntos y por eso siempre tratamos de aprovecharlos al máximo y  de que sean mucho más especiales. También estuvimos ocupados tratando de organizar el cumpleaños de nuestra chiquita, para todos en casa es una fecha que debemos celebrar, tanto como el día de su llegada a la familia, porque representa su nacimiento y aunque no pudimos estar con ella físicamente, ese día, si la acompañamos con nuestro corazón y, por si las dudas, es claro que estos 4 años también han implicado algunas variaciones en la forma en que Antonia ve el mundo y se relaciona con él, ya es una niña más independiente y hace cuestionamientos y análisis más concretos y exigentes y siempre me está sorprendiendo y maravillando con sus ocurrencias. Por otra parte, nos mudamos de casa y eso significa que dejamos atrás un lugar lleno de sueños, anhelos y amor, en el que vivimos muchas cosas lindas como pareja y familia.  Cubito, como llamábamos a nuestra casa, fue producto de mucho esfuerzo de parte de Ale y mío, y fue el lugar al que llegó Antonia, donde pasó sus primeros años de vida, y aprendimos a ser papás y familia. Lo bueno es que en él ahora vive también una linda pareja que como nosotros están llenos de ilusiones y esperando su primer bebe.

Como verán hemos estado atravesando por muchos cambios, todos muy positivos, pero que nos han sacado de nuestra zona de confort o que han demandado un esfuerzo adicional de nuestra parte para que las cosas salgan bien.

Ahora, sólo estamos terminando de amoldarnos a nuestra nueva casa y dinámica de familia, y aunque al principio, por más positivo que fueran, nos costo un poco entender que los cambios siempre representan dejar unas cosas por otras, algunas mejores otras solo diferentes, hemos tratado de vivir estos momentos con toda la apertura y agradecimiento del caso, valorando cada cosa y entendiendo que estamos creciendo, fortaleciéndonos y aprendiendo cosas nuevas como familia.

 

 

 

2018-09-23T10:41:53+00:00

Deje su comentario