Amando a Mariana

La historia que les comparto a continuación fue escrita por la mamá de MARIANA, quien nos permitió entrar en la intimidad de su hogar y a quien le expresamos nuestra admiración y agradecimiento.

 “AMANDO A MARIANA”. 

No quiero extenderme en nuestra historia, creo que podría escribir un libro sobre todas nuestras vivencias, pero escribo de manera clara y concisa, lo vivido con nuestra hija.

Cuando decidimos adoptar, nuestro erróneo tabú nos impedía ver como una opción la adopción de una niña(o) mayor,  siempre dijimos que lo queríamos muy pequeñita(o), y así duramos varios años esperando a ese ansiado bebé que no llegaba. Creo que Dios escribe derecho sobre renglones torcidos y decidió enviarnos la noticia de que había una niña de 6 años que podría ser nuestra hija, como pueden imaginarse nuestra primera reacción fue de negación por su edad, pero de todos modos quisimos ir a conocer su historia.  Cuando salimos de la Casa de adopciones seguíamos con las dudas y decidimos tomarnos una semana para dar nuestra respuesta.  Finalmente, dimos una respuesta positiva y nuestra hija llegó a nuestra casa el 15 de Octubre de 2013.   Estábamos felices de tener por fin a nuestra hija con nosotros y ella también era feliz de tener una familia llena de amor para ella pero empezamos la convivencia, donde nosotros para ella éramos dos extraños que no le inspiraban amor ni respeto, y  comenzamos  a tener días difíciles, con muchas dudas sobre si esto era lo que queríamos para nuestra vida. Antes de su llegada, pensábamos que todo iba a ser solo besos, abrazos, ternura y amor… la realidad mostraba una cosa completamente diferente.  Mi esposo varias veces me planteó la idea de “regresarla”, pero para mí era una alternativa imposible, yo no podía abandonar a mi hija, no le podía dar una pérdida más en su vida, además sabía que ella estaba entregando todo lo que tenía, lo que había cosechado en sus cortos años,  es por esto que decidí que había que contrarrestar todo esto con amor, amor y más amor.  Buscamos la ayuda de la doctora Tatiana Castañeda, psicóloga con maestría en niños vulnerados, y con sus terapias semanales empezamos a ver poco a poco cambios que nos llenaban de esperanza.    Después de un año de terapias, vimos con asombro como esta niña a quien no le gustaban los besos ni los abrazos…nos buscaba llena de amor  para expresarnos  que nos quería y que ella iba a estar con nosotros por siempre.  Ahora mi esposo me agradece enormemente mi fortaleza y voluntad de sacar adelante esta relación que él no veía posible.  Hoy somos una familia feliz,  Mariana llena nuestro hogar de luz y color, porque ríe, canta, baila, se siente segura de lo que tiene y de nuestro amor. No puedo negar que por momentos, cada vez menos frecuentes, le llegan momentos de tristezas que no puede controlar y entonces la dejo que llore pero nos abrazamos, le transmito seguridad y regresa nuevamente su alegría.

Doy gracias a Dios que nos hubiera puesto a Mariana en el camino … eramos sus padres… ella era nuestra hija  y no me cabe la menor duda de eso.

Ahora con 9 años y cuarto de primaria es un ejemplo para todos, es una guerrera de la vida que ha luchado por ser la niña segura y feliz que es ahora, la admiramos mucho por ser capaz de sobreponerse a tantas circunstancias adversas y estamos felices y orgullosos de que sea nuestra niña.

2017-08-27T17:30:27+00:00

Un comentario

  1. Carmen agosto 27, 2017 en 6:18 am - Responder

    Hola, estás historias son muy inspiradoras, gracias por compartir, son una luz para quienes estamos en algún paso del proceso de adopción. La historia de Mariana está incompleta, no sé si es porque estoy leyendo en el celular o porque hubo algún impase con la entrada, comparto el comentario para que lo puedan revisar. Espero que, si Dios lo quiere así, pueda en unos meses estar compartiendo la historia de la llegada de nuestro nuevo hij@ a nuestro hogar. Gracias

Deje su comentario